Mi bypass gastrico – El bypass gastrico de Marta – Cirugía para la obesidad bypass gastrico

Archive for the ‘Artículos’ Category

Es muy muy pronto para hablar de cirugía reparadora, como mínimo tengo que echarle un año más para operarme. Hasta que el peso no llega a su mínimo y no te estabilizas no hay nada que hacer, y si lo haces es tirar el dinero, tiempo, ganas y resultados.

Pero ya estoy con los oídos bien abiertos escuchando opiniones, a veces miro un poco por internet,…

Y quería presentaros a mi brazo izquierdo (y no hay inclinaciones políticas en esto, jajaja). Mucha gente piensa que tras un bypass se van a quedar como Cindy Crawford como mínimo… tal vez sí, pero lo normal es que te quedes hecha un pellejo (hagas lo que hagas: cremas, gimnasia, bla bla bla). No me siento mal ni nada, mentiría si dijera que no me encantaría tenerlo bien, pero tengo una visión muy realista de la cirugía y el objetivo era perder peso y ganar calidad de vida, con cirugía, dieta y ejercicios, no convertirme en la Crawford (que no digo que no me hubiera gustado tampoco, jaja). Y creo que eso es la base para que la cirugía sea exitosa y feliz. En fin, aquí teneis a mi ¿bracete?

Así que imaginad como se me ha quedado el pecho, barriga y muslos… y lo que me queda, porque aún me quedan kilos por perder!!

Me lo miro y me acuerdo de cuando hay gente que me ha dicho: pero si no lo tienes tan mal. Entiendo que quieran animarme, pero joder! que no estoy ciega ni soy tonta 😛

Otro dato que he encontrado significativo son los requisitos para operarme el pecho en caso de querer reducírmelo por la SS. Uno de los requisitos es que te mida más de 34-36cm desde la clavícula, hasta el pezón sin sujetador. Si no te llega, es una putada y si te llega, también! Vale, me llega, 42cm u.u

Pero como ya digo, tiempo al tiempo… estoy esperando a ver como se desarrollan los hechos, o a que me toque la lotería y pueda irme al mejor cirujano/a plástico del mundo, o que un cirujano de prestigio lea este muy visitado blog y quiera hacerme un bonito descuento por publicidad… nunca se sabe.

Anuncios

Me costó mucho tomar la decisión de operarme, aunque no hiciera dieta estricta me cuidaba mucho y cuando hacía dieta estricta podía estar años sin comer ni una patata frita, ni una onza de chocolate sin azúcar. Y hablando un poco de voluntad, creo que todo el mundo nace con la posibilidad de tener una voluntad de hierro. Citando a Aristóteles:  “Siembra un pensamiento, y cosecharas una acción. Siembra una acción y cosecharas un hábito. Siembra un hábito, y cosecharas un carácter“.

Si hubiera habido algo más que yo pudiera hacer para perder peso (aparte de dieta, ejercicio, medicamentos, …) y con éxito, no me hubiera operado. Y creo que ese es el adecuado orden de los factores, primero dieta, mínimo un año, y luego operación.

Con frecuencia leo y escucho opiniones, y me sorprenden. El otro día en clase me comentó una compañera que había conocido a una chica que quería hacerse una abdominoplastia (quitarse la barriga vamos) y que el médico le dijo primero hiciera una dieta que le mandó y luego pues ya hablarían del peluquín. Pues a la chica se le quitaron ganas de abdominoplastia… normal, es que hacer dieta es MUY duro.

Con la operación pasa lo mismo, conozco un montón de gente operada que no han hecho dieta jamás, algunos ni cambiaron azúcar por sacarina (y asimilados) en un intento de quitarse calorías, ¿PERO CÓMO? Eso es una operación abocada al fracaso, si no eres capaz de demostrarte a ti mismo, que eres capaz de cuidarte un año, ¿cómo te vas a cuidar toda la vida? Pero es más, ¿y cuándo se acaben los días felices de adelgazamiento?¿y cuándo el estómago se haga más grande y vuelva el hambre? es entonces cuando vas a necesitar tirar de voluntad y de tus conocimientos aprendidos de nutrición.

Es más, es que conozco gente que ni se leyeron el protocolo de después de operados (unas hojitas que te dan al salir del hospital diciendo lo que tienes que hacer, lo que debes comer, las cantidades, y los suplementos vitamínicos que necesitas).

Con frecuencia escucho también opiniones de gente decepcionada, acomplejada por las pieles, … y es una pena, porque la operación es una apuesta muy fuerte, la última carta que existe hoy en día para dejar atrás la obesidad mórbida, hay que dejar toda la carne en el asador y esas sensaciones son el resultado de no haberse preparado lo suficiente.

Así que los que esperan, mi consejo es que leáis mucho, que hagais dieta sana e hipocalórica (sí, aunque sea una mierda y no funcione porque la obesidad es una enfermedad crónica), que escucheis a vuestros médicos, a las enfermeras, nutricionistas y a otros operados que estén haciendo las cosas bien (que no es siempre el que más peso pierde). Y todo eso lo haces por ti, porque te quieres, para tener una vida mejor.

Se me estaba ocurriendo que sería interesante escribir una entrada para aquellas personas que están pensando en un bypass pero no saben por donde empezar ni que requisitos cumplir. Evidentemente yo no puedo decir si sí, o si no, pero si dejar unos datos que tal vez sirvan de ayuda. Puedes plantearte operarte si:

  • Llevas más de 5 años con una obesidad mórbida y has hecho todo por adelgazar: dieta (pero dieta de verdad, hipocalórica, sana, equilibrada, durante al menos un año… no validas dietas milagro: disociadas, del melón, de la alcachofa, puntos,…), ejercicio y medicamentos.
  • Si tienes un IMC superior a 40 (o 35 si tienes comorbilidades, es decir, enfermedades asociadas a la obesidad) ¿cómo calcular tu IMC? en [esta web].
  • Estás realmente cansad@ de la enfermedad y eres capaz de asumir todos los cambios: comer poco y sano toda la vida, que tal vez haya alimentos que no puedas volver a comer (arroz, pasta, carne,…), que se te va a descolgar la piel irremediablemente, se te va a caer el pelo (vuelve a salir),… para mi estas cosas son evidentes y me sorprendo cuando leo por foros y blogs, gente llorando por los rincones porque no pueden comer como antes o se están quedando arrugados como pasas.

Algunas preguntas que me hacen:

  • Pero ¿es que no se puede perder peso con dieta y ejercicio?” la obesidad mórbida es una enfermedad crónica y sólo el 2% de los obesos mórbidos pueden perder peso con dieta/ejercicio y mantenerse. El otro 98% están condenados a fracasar una y otra vez, insisto, es una enfermedad crónica. Y esto es una verdad inmutable, quien diga lo contrario miente.
  • ¿Qué porcentaje de mortalidad tiene la cirugía?” un 2%… pero si pensamos que las posibilidades de que te dé un jamacuco mortal, si sigues con la obesidad sin tratar, están en un 27% y que no llegarás a los 50 años, pues creo que un 2% es un dato interesante.
  • Soy mujer en edad fértil ¿Podré tener hijos?” sí, pero deberás esperar al menos 2 años. Si te quedas embarazada antes frenarás la curva de adelgazamiento y no sólo eso, no podrás alimentar bien al feto.
  • Si me opero ¿podré llevar una vida normal?” pues según lo que consideres una vida normal. Las comilonas no son una vida normal. Yo antes no podía sentarme a tomar algo en una terracita, se me quedaba el culo encajado en cualquier silla, eso no era una vida normal; ahora sí que puedo.

Vale, creo que soy buen@ candidat@ y quiero empezar a moverme, ¿qué debo hacer?

  • Por la Seguridad Social: mejores profesionales y mejores equipos. Tienes que ir a tu médico de cabecera y exponerle tu problema para que te haga un volante para la unidad de obesidad de tu hospital, o al endocrino, o al cirujano, según el protocolo.
  • Por lo privado: no hay listas de espera. Los precios oscilan entre 15.000 y 22.000€ No me llevo ningún tipo de comisión, por si alguien lo piensa 😛 , pero he oído hablar muy bien del Dr. Resa (Zaragoza) y del Dr. Ballesta (Barcelona).

Me ha parecido muy interesante este artículo encontrado [aquí]. Es más de lo mismo de lo que yo ya he contado varias veces:

El doctor Miguel Ángel Rubio, coordinador de la Unidad de Obesidad del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), ha denunciado el uso indebido del balón intragástrico que realizan determinados centros privados, que realizan esta intervención a sus clientes “como si fuera una operación de cirugía estética, como un antojo o como una manera fácil de perder peso”.

“La persona que tiene recursos económicos, igual que decide hacerse una cirugía estética, decide ponerse un balón y esa es la realidad. Se está poniendo, en general, fuera del sistema público, ya que no hay evidencias de que esta medida sea útil a largo plazo, porque la obesidad es un problema crónico“, alertó el doctor Rubio, especialista en esta intervención, durante la presentación de una campaña del Ministerio de Sanidad para prevenir la obesidad.

Considera que “en ningún caso” esta técnica puede emplearse “como un tratamiento que sea el antojo o la manera fácil que busca la gente para perder peso” ya que, “salvo en cuatro indicaciones muy concretas, el 50 por ciento de los pacientes, a los seis meses de retirada del balón, recuperan gran parte del peso perdido y, al cabo tres años, prácticamente la totalidad ha ganado el peso perdido“.

“El balón se pone durante sólo seis meses, por lo que, de cualquier modo, estaríamos hablando de un tratamiento temporal que, si no se acompaña a continuación de otra medida para perder peso, carece totalmente de utilidad”, recalcó.

Según el experto, desde el punto de vista médico, los balones están indicados para algunos pacientes con obesidad severa que necesitan perder peso “desde un punto de vista médico”, para someterse, por ejemplo, a una cirugía, y no pueden conseguirlo por otros medios, como el deporte, la dieta o los fármacos antiobesidad.

En este sentido, puso como ejemplo “el caso de un paciente con una cardiopatía que contraindique una cirugía, pero que necesite perder 20 kilos para someterse a una operación de cadera”. “Si no puede hacer ejercicio por su problema cardiológico y tampoco usar fármacos, en este caso podría estar indicado, bajo vigilancia médica, el balón intragástrico”, aseveró.

Considera también adecuado emplear el balón para los denominados pacientes superobesos mórbidos –de 180 ó 200 kilos–, que tienen un problema grave para someterse a cirugía bariátrica, porque no soportan la anestesia ni varias horas de intervención. “En estos pacientes, se podría poner un balón, para bajar 30 ó 40 kilos, como un procedimiento previo para luego realizar una cirugía”, concluyó.

Parece que la caída ha frenado en seco… por otra parte es que tampoco me queda pelo casi ya que pueda caerse. No es la frase hecha: “me estoy quedando calva”, tengo calvas directamente a los dos lados de la coronilla y muy claro de la frente a la coronilla.

Sé que es cuestión de tiempo, sigo con el minoxidil y el complidermol 5 alfa,… pero he descubierto un par de cosas milagrosas! al menos para mí, me van a ayudar a llevarlo mejor:

  • HairSoReal, me lo compré en ebay. Hay otras marcas como nanogen que hacen el mismo efecto. El resultado es el de [este video]. Vale para hombres y mujeres, y es cierto, no se nota nada.
  • Extensiones de pelo con clip. Me han costado 52€, son de pelo natural y ya puedo presumir de una larguísima melena. Me las quito y me las pongo en un tiempo record!

Cuantas veces he escuchado eso de: “a ti te gusta comer, ¿verdad?” pues como a todo el mundo, porque comer le gusta a todo el mundo. Esa frase y muchas otras forman parte de la vida diaria del obeso mórbido.

Estudio el grado de enfermería, acabo de empezar, pero ojeando la introducción a un tema he leído:

Las causas de la obesidad mórbida son genéticas y endocrinas, existe una hormona la leptina producida en el tejido adiposo implicada en la regulación del apetito y el metabolismo de las grasas. Si el organismo no crea leptina por fallo genético, puede aparecer la obesidad. En muy pocos casos la obesidad mórbida está ligada a malos hábitos alimentarios en los pacientes.

Aunque sabía que era genético, he hecho “buuuufff!!”, por fin hay un nombre, algo palpable,…

¿Cuántas probabilidades tenemos de que nos toque la lotería? uf! me encantaría poder daros un buen resultado a esa pregunta… pero tengo unos datos que tal vez os interesarán:

Probabilidad de morir si un obeso mórbido se queda con sus kilos y no se opera: 22-27% (infarto, derrame, algunos tipos de cáncer,… sin hablar de enfermedades que no matan: dolores articulares por ejemplo).

Probabilidad de morir tras un bypass gástrico: 1-2%

Dicho de otra forma: 98-99% probabilidad de VIVIR!! y de tener una oportunidad en la vida. Yo no sé a vosotros, pero a mi me valió la pena.


Presentación

Operación de ByPass Gástrico de Marta. Tengo 31 años, Murcia (España). Me sometí a un bypass gástrico el 14 de julio de 2009. Mi experiencia y artículos de interés.

Twitter