Mi bypass gastrico – El bypass gastrico de Marta – Cirugía para la obesidad bypass gastrico

Ya casi he terminado los exámenes, me queda uno y medio! el medio es nutrición humana, que ya la tengo aprobada (faltaría más, poca gente sabe más de nutrición que nosotr@s) y opto a subir nota. Los exámenes genial, tengo uno pendiente de un hilo que es el que más me duele, pero jolín, lo demás lo llevo aprobado TODO lo demás y eso que primero dicen que es el año más difícil y más feo de todos… la verdad es que también me lo he currado mucho.

El peso, pues a lo mejor he perdido 1kg, lo que si que me noto es que voy perdiendo volumen (mi pareja me dice que cada día me oye más flojito, jaja!), mucho más que kgs. Así que eso me consuela, veo que no es un parón radical y que cada vez tengo más claro que es por todo el estrés. Ayer terminé lo peor, y esta mañana pesaba 700gr menos de golpe.

Sigo estreñida, pero creo que cuando termine todo iré un poco mejor.

Ayer estuve en la esteticién, es una mujer muy maja y muy profesional. Y es que quería mirarme algo de cavitación o masaje linfático, para movilizar las grasas y que me ayude con la pérdida de peso (junto la alimentación y el ejercicio). Me dijo que le enseñara el trasero para evaluar la situación y me dijo que mi culo estaba perdido, jaja! Que aunque parecía que tenía celulitis, realmente lo que tengo es flacidez, mucha y que necesito cirugía. Le agradezco muchísimo la sinceridad y la honradez, cualquier otro me hubiera intentado tangar, y si ya estoy harta es que me timen, roben y jueguen con mis sentimientos con el tema este de la obesidad. Me dijo que cuando me haga la cirugía reparadora eso ya es otra historia, entonces ella sí que me puede ayudar a afinar los resultados.

Confieso que por una parte me dio pena, tenía esperanzas en que hubiera algo que me pudiera ayudar… y por otra parte, pues me sentí bien, la tranquilidad que se le queda a una cuando hace todo lo que puede y ya no hay más. Por otra parte la pasta que me voy a ahorrar, estos tratamientos no son nada baratos y con los tiempos que corren, la verdad es que mejor guardar todo lo que se pueda.

De todos modos el día 8 por fin tengo la visita anual con el cirujano. Que me diga como me ve, como lo ve y que se disipen mis dudas.

Anuncios

Cómo estamos? Yo a tope, la recta final del curso: trabajos, exposiciones y EXÁMENES!

Y estoy desanimada, mucho, casi 11 meses operada y ya no pierdo casi (menos de 2kg mes, y cada vez menos). Llevo semanas bailando entre el 103-104, haciendo mucho ejercicio, dieta estricta como siempre.

100 kg son muchos kg para una mujer de 1’65m. Miedo me da una época un poco depre, de exámenes o si me tuerzo un tobillo, la inactividad me haría engordar irremediablemente.

Se me acaba el tiempo, mi curva de perdida de peso se ha desacelerado mucho y en el supuesto caso de perder 1kg por mes durante 7 meses más me dejaría en 96 😦

No dejo de pensar que me tendrían que haber puenteado/anulado más intestino.

Hasta dentro de 5 semanas no veo al cirujano… y lo peor es que no puedo hablar esto con nadie, ni me escuchan, ni me entienden.

La verdad es que estoy muy agobiada… menuda mierda de vida.

Es muy muy pronto para hablar de cirugía reparadora, como mínimo tengo que echarle un año más para operarme. Hasta que el peso no llega a su mínimo y no te estabilizas no hay nada que hacer, y si lo haces es tirar el dinero, tiempo, ganas y resultados.

Pero ya estoy con los oídos bien abiertos escuchando opiniones, a veces miro un poco por internet,…

Y quería presentaros a mi brazo izquierdo (y no hay inclinaciones políticas en esto, jajaja). Mucha gente piensa que tras un bypass se van a quedar como Cindy Crawford como mínimo… tal vez sí, pero lo normal es que te quedes hecha un pellejo (hagas lo que hagas: cremas, gimnasia, bla bla bla). No me siento mal ni nada, mentiría si dijera que no me encantaría tenerlo bien, pero tengo una visión muy realista de la cirugía y el objetivo era perder peso y ganar calidad de vida, con cirugía, dieta y ejercicios, no convertirme en la Crawford (que no digo que no me hubiera gustado tampoco, jaja). Y creo que eso es la base para que la cirugía sea exitosa y feliz. En fin, aquí teneis a mi ¿bracete?

Así que imaginad como se me ha quedado el pecho, barriga y muslos… y lo que me queda, porque aún me quedan kilos por perder!!

Me lo miro y me acuerdo de cuando hay gente que me ha dicho: pero si no lo tienes tan mal. Entiendo que quieran animarme, pero joder! que no estoy ciega ni soy tonta 😛

Otro dato que he encontrado significativo son los requisitos para operarme el pecho en caso de querer reducírmelo por la SS. Uno de los requisitos es que te mida más de 34-36cm desde la clavícula, hasta el pezón sin sujetador. Si no te llega, es una putada y si te llega, también! Vale, me llega, 42cm u.u

Pero como ya digo, tiempo al tiempo… estoy esperando a ver como se desarrollan los hechos, o a que me toque la lotería y pueda irme al mejor cirujano/a plástico del mundo, o que un cirujano de prestigio lea este muy visitado blog y quiera hacerme un bonito descuento por publicidad… nunca se sabe.

10 meses

Posted on: 16/05/2010

El viernes cumplí 10 meses y parece que ha pasado una eternidad.

El otro día una compañera de clase me dijo que hacía mucho tiempo que no escuchaban mi “alien” interior, al quien yo echaba culpa de todos los ruiditos y dolores. Y es que el tiempo ha ido pasando y ya hago una vida completamente normal, cada día más delgada, más guapa (aunque esté feo que yo lo diga, guapa he sido siempre), voy a tiendas de ropa y disfruto,…

Pero voy más lenta con la pérdida… no puedo decir cuanto ha sido exactamente, porque la última vez que estuve en la nutricionista se había roto la báscula y me pesaron con otra que pesaba más. Teniendo eso en cuenta me dijo que había perdido 2’5kg/mes los últimos dos meses. El caso es que ya estoy en 104’8kg según la báscula de mi casa… 155kg cuando empecé. Me muero por ver las dos cifras!! y me da pánico pensar en que mi cuerpo va a parar antes de conseguir llegar… uf! yo firmo ya por quedarme en 80-85! Dice la nutri que si que voy a llegar… no sé.

La nutricionista me dijo que iba muy bien, que no me vería ya hasta pasado el verano, que vigilara con los helados (yo no como de eso!!) y que fuera con cuidado, porque si me salía de la dieta volvería a engordar, mi cuerpo es una máquina del engorde. Yo sigo con mi dieta, mis caminatas y sino hay caminatas, le doy a la bici.

Hoy estoy escribiendo un poco en plan telegrama, pero es que estoy bastante cansada, unos días muy difíciles y agotadores.

También tuve mucho estreñimiento, mucho mucho mucho >.< y he tenido que probar las mieles del duphalac. Ahora estoy mucho mejor 🙂

Y en unas semanas al cirujano y psiquiatra, le comentaré el tema de las pieles y “lloraré” un poco para que me pongan en lista de espera 😛 yo calculo, que en pieles/colgajos sólo, debo tener 15kg O.o … y al cirujano, cuando le vea, le preguntaré si le puedo dar un abrazo.

Me costó mucho tomar la decisión de operarme, aunque no hiciera dieta estricta me cuidaba mucho y cuando hacía dieta estricta podía estar años sin comer ni una patata frita, ni una onza de chocolate sin azúcar. Y hablando un poco de voluntad, creo que todo el mundo nace con la posibilidad de tener una voluntad de hierro. Citando a Aristóteles:  “Siembra un pensamiento, y cosecharas una acción. Siembra una acción y cosecharas un hábito. Siembra un hábito, y cosecharas un carácter“.

Si hubiera habido algo más que yo pudiera hacer para perder peso (aparte de dieta, ejercicio, medicamentos, …) y con éxito, no me hubiera operado. Y creo que ese es el adecuado orden de los factores, primero dieta, mínimo un año, y luego operación.

Con frecuencia leo y escucho opiniones, y me sorprenden. El otro día en clase me comentó una compañera que había conocido a una chica que quería hacerse una abdominoplastia (quitarse la barriga vamos) y que el médico le dijo primero hiciera una dieta que le mandó y luego pues ya hablarían del peluquín. Pues a la chica se le quitaron ganas de abdominoplastia… normal, es que hacer dieta es MUY duro.

Con la operación pasa lo mismo, conozco un montón de gente operada que no han hecho dieta jamás, algunos ni cambiaron azúcar por sacarina (y asimilados) en un intento de quitarse calorías, ¿PERO CÓMO? Eso es una operación abocada al fracaso, si no eres capaz de demostrarte a ti mismo, que eres capaz de cuidarte un año, ¿cómo te vas a cuidar toda la vida? Pero es más, ¿y cuándo se acaben los días felices de adelgazamiento?¿y cuándo el estómago se haga más grande y vuelva el hambre? es entonces cuando vas a necesitar tirar de voluntad y de tus conocimientos aprendidos de nutrición.

Es más, es que conozco gente que ni se leyeron el protocolo de después de operados (unas hojitas que te dan al salir del hospital diciendo lo que tienes que hacer, lo que debes comer, las cantidades, y los suplementos vitamínicos que necesitas).

Con frecuencia escucho también opiniones de gente decepcionada, acomplejada por las pieles, … y es una pena, porque la operación es una apuesta muy fuerte, la última carta que existe hoy en día para dejar atrás la obesidad mórbida, hay que dejar toda la carne en el asador y esas sensaciones son el resultado de no haberse preparado lo suficiente.

Así que los que esperan, mi consejo es que leáis mucho, que hagais dieta sana e hipocalórica (sí, aunque sea una mierda y no funcione porque la obesidad es una enfermedad crónica), que escucheis a vuestros médicos, a las enfermeras, nutricionistas y a otros operados que estén haciendo las cosas bien (que no es siempre el que más peso pierde). Y todo eso lo haces por ti, porque te quieres, para tener una vida mejor.

El lunes pasado tuve práctica de nutrición en la facultad y estaba un poco indignada, porque estamos haciendo las mil y una tonterías, pero aprender, lo que se dice aprender, nada de nada, eso parece que está muy visto.

Así que como nos preguntaron la opinión personal al final de la práctica, me pude explayar a gusto. Están muy bien esos cálculos, y los estudios antropométricos y la desnutrición… pero señores, miren las calles en Europa, desnutrición poca, en cambio gente con sobrepeso o con obesidad a mogollón. Y esa gente es la que luego va a la consulta de un especialista (médico, enfermera, nutricionista, endocrino,…) ¿¿y qué se encuentra?? un rosario de ignorancia, malas maneras, falta de respeto y un tratamiento nefasto o no tratamiento directamente. Un problema que aunque quieran no les estan ayudando a resolver, ni les están orientando.

Aunque tengo que romper una lanza a favor de la enfermería, la enfermera que me trató en la SS siempre lo hizo con muchísimo cariño, me hizo un seguimiento buenísimo con una buenísima dieta (perdí 50kg!) y me habló de la operación. La única, en más de 10 años!! (pero claro, todos los demás me habían hablado tan mal, que 1 contra 4783998208734 mil ¬¬)

Así que estuve hablando con los dos profes intercambiando opiniones, y me dijeron, para mi enorme sorpresa, que en muchas facultades de medicina de España no daban ni la asignatura de nutrición!! toma!! Si ya le sumas la sensibilidad nula con respecto al tema y la ignorancia, una bomba de relojería. Si no le puedes pedir ayuda a un especialista, ya ¿adonde vas, a Lourdes??¿a la dieta de la cosmopolitan?¿a la vecina del 5º? También les dije que durante años pedí ayuda y me dieron todo tipo de dietas destructivas, nadie me habló con claridad y encima me faltaron el respeto y me hicieron sentir muy muy culpable, como una mierda, hablando mal y pronto.

Cuando se lo comento a alguien que se interesa no se cree cuando le digo que muchos médicos al ver tu obesidad ni se preocupan de tus dolores, todo es culpa de la obesidad, como si no tuvieras derecho a enfermar como cualquier otro ser humano. Tampoco se creen que no encuentres ropa, ni que no te den trabajo, ni que tengas más posibilidades de padecer según que cánceres, ni el riesgo tan elevado de morir de golpe, ni  hablar ya de sillas, camas y sofás! de saber que en caso de accidente de cualquier tipo se haría casi imposible tu rescate, de oir comentarios humillantes por la calle o miradas desencajadas… que por cierto, ya al final, cuando eso me pasaba yo les miraba igual, jajaja!! se pensarían que estaban todos para la pasarela Cibeles… y con desprecio/asombro miraba tripas, culos, tetas,… mientras pensaba: “boh! menuda barriga cervecera colega!” hosti, parece que podían oír mis pensamientos xDDD

Pero que me salgo del tema! Pretendo dos cosas!

  1. Animar a todo aquel que esté en esta situación (o que no lo esté pero quiera entender y enterarse), que entienda que es una enfermedad y que no debe permitir que nadie le falte el respeto, sea quien sea!
  2. Y aportar mi granito de arena, no sé si se molestaran en tratar el tema de la obesidad en lo que queda de asignatura… ya en sus manos está hacer un buen trabajo o hacer un mal trabajo.

No quiero decirlo muy alto, pero desde el día 22 de marzo he perdido 4kg justos. He pasado de 111, a 106’9 sin darme cuenta. Y eso que estas vacaciones de Semana Santa + Fiestas de Primavera en Murcia (una semana más de vacaciones) he practicado deportes del tipo: sillonbol, zapping, siesting y lecturing. Tampoco he abierto un libro de la universidad (mal, mal, mal!!). Sí que es verdad que he salido algunos días a darme largos paseos, pero con lo de mi familiar enfermo no he tenido ganas de mucho =/

Pero esto va así, hay veces que pierdes volumen, otras peso y otras que una mezcla de ambas. Aunque el temor está ahí, cuando la báscula se para un tiempo (yo antes de esta minicarrerilla estuve 3 semanas que no perdí nada de nada, justo cuando estuve tan estreñida) y piensas que ya has llegado a tu tope y si no a tu tope definitivo a uno que va a decir que desde ese momento va a ser la pérdida mucho mucho más lenta. Pero el cuerpo es impredicible.

Ahora que se acerca el buen tiempo, quise ir a mirarme unos pantalones piratas, porque ya los tejanos me pesan mucho y me dan mucho calor cuando salgo por ahí a dar un paseo a la orilla de la playa. Miré en Decathlon, quería algo sport y que rabia, no me cabían los de la talla 50 de mujeres (la más grande que tienen) por un pelo!! Me quedé un poco como cuando estudias mucho mucho para sacar un 10 y te quedas en un 4’5. Luego me di una vuelta por el Kiabi, que había oído que tenían tallas más “para seres humos normales” (y no de esos que se los lleva una corriente de aire), como el C&A. Y la zona de tallas grandes eran demasiado grandes :_D y las tallas “normales” no sé, estaba todo muy disperso y no conseguí encontrar nada. Mi pareja me preguntó porque no me llevé los del decathlon si me quedaba tan poco, no sé, supongo que me jodió mucho. Estoy ahora entre dos tierras. Tiraré con lo que tengo: unos tejanos, unos pantalones negros de vestir, unos más veraniegos rescatados de hace 3 años y unos que tengo por ahí de color indefinido.

Y estoy a un tris de ver el 99 en la báscula, creo que ese día me pondré a llorar de la alegría 😛 hace por lo menos 14 años que no veo esa cifra.

Lo bueno es que llegué a casa y busqué bajo el canapé de mi cama, ahí tengo un montón de cosas guardadas para “tiempos mejores”. Tenía zapatos que no estrené porque no me encontraba con humor, sentía que todo me quedaba feo; y comencé a probármelos, la mayoría nuevos, fue como ir de tiendas pero sin pagar. Ahora me veo muchísimo más guapa. También he comenzado a darme cremitas 😀

Etiquetas: , , ,